Con conciencia o sin ella, hacemos lo que hacemos movidos por “algo” que nos importa. En toda acción, en toda decisión hay resultados que se nos juegan.

¿Qué nos pasa cuando recurrentemente un resultado se nos vuelve inaccesible?

Esto no es para mí, No sirvo, No puedo, No se puede, No hay alternativa, Me cansé, son algunas de las declaraciones con las que “bajamos los brazos”. Convivimos así, con la impotencia, la frustración, la resignación, a veces por años.

Nuestras organizaciones no son ajenas a este fenómeno, quien las habita sabe de la resignación y el resentimiento que se respiran puertas adentro cotidianamente y de los costos que, aunque no figuran en los balances, todos pagamos incluso en salud.

El Coaching Ontológico viene para hacerse cargo de esa cuota de inefectividad y sufrimiento propia no de la naturaleza humana sino del paradigma en el que vivimos. Desafía la mirada del ser humano como ser racional, y propone observarnos como seres lingüísticos, capaces de crear realidad. En ese contexto la acción lo es todo. El “no sirvo”, “no se puede”, “no es para mí”, pierde peso y se nos abren las puertas hacia la posibilidad de reinventarnos para acceder a mayores niveles de efectividad y de bienestar.

 

Como abordaje, el Coaching Ontológico ocurre en una dinámica conversacional en la que juegan no solo el relato de quien pide coaching, sino también la conexión con lo emocional, lo corporal y lo intuitivo, los olvidados desde hace siglos en las formaciones tradicionales. En esa interacción el coach facilita el desplazamiento hacia nuevas formas de ser, que le permiten al aprendiz hacer lo que antes no podía. Devienen la aceptación, la gratitud, la conciencia de poder, y la posibilidad de generar nuevos y más satisfactorios resultados.

Como Coaches Ontológicos nos comprometemos “con el bienestar y la felicidad de los demás”… y fundamentalmente con los propios.

“Ser coach ontológico es un privilegio”.

Acompañar a los demás en el camino de ser distintos y mejores es ciertamente un privilegio.

Pocas opciones de vida son capaces de proporcionarnos el profundo sentido de vida que este oficio nos ofrece.